Abiertos todos los SÁBADOS de 10:00 a 14:00 y 16:00 a 20:00. (* Excepto festivos)

Enviamos a todo el mundo. Exposición en Príncipe de Vergara 78, Madrid, haz clic aquí para hacer una visita virtual.


Cómo elegir tu cabecero de cama


El material, la estructura, el tamaño, su situación... son factores a tener en cuenta para elegir cabecero

Tu dormitorio es el espacio de tu hogar en el que más a gusto te sientes. Es tu refugio, allí donde no entra nadie más que quien tú quieres. Y como tal, lo más seguro es que sea la habitación de tu casa en la que más te gusta cuidar la decoración y que más habla de ti. Por eso la elección del cabacero es básica para conseguir el ambiente y la calidez que buscas. Si eres de los que piensa que no necesita un cabecero, además de unas propiedades decorativas inigualables, tienen otras muchas ventajas. Por ejemplo, te protegen del frío de la pared y, al mismo tiempo, protegen a esta de la suciedad que puede producir el roce de las sábanas y almohadas. Además enmarcan la cama, que gana un especial protagonismo, sea cual sea el estilo o el material. Te contamos cuáles son las claves para elegir sabiamente.     

 

Cabecero tapizado de piel

Las camas tapizadas de piel aportan calidez, singularidad y atmósferas deliciosas.

Cama Piel Nova

1. ¿Qué material quieres?

 

Esta elección dependerá mucho del estilo que marque la decoración de tu dormitorio. Los cabeceros de madera son perfectos para ambientes naturales y frescos, en los que dominan también las fibras naturales y tejidos como el algodón o el lino, aportando equilibrio y armonía. Además, su sola presencia significa mucho. Los de forja son más tradicionales en dormitorios clásicos, aunque hay modelos con diseños muy contemporáneos para dormitorios de lo más actuales. Los tapizados son la opción de muchos, ya que son más cálidos aún y conllevan un plus gracias a su comodidad.      

 

Dormitorio industrial Loft III. Acabados y medidas personalizados.

 


3. Con extras

 

Un cabecero ya no es una simple madera entre tu cama y la pared (que los hay preciosos, por otro lado). Ahora hay muchos modelos que vienen con un montón de extras para que disfrutes de su diseño y funcionalidad. Por ejemplo, los hay que traen las mesillas de noche integradas, de manera que no habrá duda de que combine entre sí. Pero es que los nuevos diseños van un paso más allá e incorporan también un hueco de almacenamiento, perfecto para guardar los cojines cuando vas a dormir o la almohada cuando haces la cama cada mañana. ¿No es genial? 

 

Cama con cabecero tapizado, mesillas integradas y espacio de almacenamiento.

Cama tapizada roble americano Areu. Acabados y medidas personalizados.

 


5. Tamaño XXL

 

Si tienes la gran suerte de tener un dormitorio grande te habrás encontrado con que no es tan fácil conseguir un ambiente acogedor. Una buena opción para este tipo de estancias son los cabeceros corridos. Además de dar sensación de continuidad en el dormitorio, traen las mesillas integradas (una cosa menos) y algunos modelos incluso algo de iluminación led, perfecta para antes de dormir. Un cabecero corrido te servirá también para diferenciar diversos ambientes en tu dormitorio de gigantes dimensiones: por un lado la zona de tocador, por otra el vestidor, una de lectura, la de descanso...     

 

Dormitorio roble leopard Jano. Acabados y medidas personalizados.

 


7. La comodidad del acolchado

 

Un cabecero tapizado es la alternativa ideal para quienes les encanta leer o ver la tele en la cama. Te evitarás tener que colocar mil doscientos cojines para sentirte cómoda y también el frío tacto de la pared o de un cabecero lacado. Además aportan una calidez y elegancia excepcional. Y si, con el paso del tiempo, el tejido descolorea (generalmente sucede si está expuesto al sol directo) o se desgasta, puedes elegir retapizarlo con la tela que más te guste y darle un nuevo ambiente a tu dormitorio. Comprueba, eso sí, que al sentarte en la zona superior de la cama, apoyes toda la espalda

 

Dormitorio moderno Varila by Bodonni. Acabados y medidas únicos.

2. Con o sin estructura

 

Puede que estés buscando solo el cabecero porque ya tienes un somier o una estrucuta de cama con canapé o, incluso, con cajones; pero si no es así y aún no te has decidido, una estructura de cama puede ser la solución a tu búsqueda. Al ser una sola pieza, su presencia será muy llamativa, ya que creará un conjunto con el cabecero: un tándem perfecto para proteger tus sueños. Es importante que, al elegir la estrcutura de la cama, te asegures de su resistencia y durabilidad. Probablemente el somier lo tengas que adquirir a parte, al igual que el colchón, así que asegúrate de sean de calidad.  

 

Cama con estructura y cabecero tapizado

Dormitorio retro Morgan. Acabados y medidas personalizados.

 


4. Si estás de reforma...

 

Si estás de reforma, no lo dudes. Hazte un cabecero de obra. O al menos, como en la imagen, una estantería de obra para tener a mano tus libros favoritos o lo que tú quieras. Una reforma es una oportunidad perfecta para darle un plus a tu dormitorio. Puedes hacer una estantería o una especie de zócalo que sobresalga de la pared a modo de estante. No significa que tengas que prescindir de las mesillas, pero se puede convertir en la sujección perfecta para unos cuadros (especialmente si no quieres hacer agujeros en la pared). No podrás volver a vivir sin él.  

 

Cama con cabecero de obra con libros

Dormitorio nórdico Hilton. Acabados y medidas únicos.

 


6. ¿Dónde va colocado?

 

La posición de la cama te pedirá un cabecero o no. Por ejemplo, aunque no es habitual en España (por el frío del invierno y el calor del verano), podrías querer colocar la cama debajo de la ventana. En este caso tendrás que tener en cuenta que se pueda abrir, así como contar con el suficiente aislamiento para evitar catarros. Pero si la arquitectura de la habitación "pide" que coloques la cama en un sitio determinado, hazlo. El saliente de la pared se convierte en cabecero improvisado, o por lo menos nos auncia dónde cree que debe ir la cama. Observa y mira antes de tomar una decisión.        

 

Dormitorio colonial Brooklyn. Acabados y medidas personalizados.

 


8. ¿Y el acabado?

 

El acabado de tu cabecero de cama vendrá determinado, probablemente, por el estilo que hayas escogido. Hay tantos tipos de acabados como tipos de cabeceros, pero si hay uno que a nosotros nos encanta es la madera en su estado más natural. La calidez al tacto, la delicadez de la veta y su inconfundible aroma que desprende lo convierten a la madera en el material preferido para amueblar y decorar casi todas las estancias de nuestro hogar. Pero hay también otros acabados lacados, ideales para aportar color, luminosidad y vida a cualquier espacio. 

 

Dormitorio con cabecero de madera

Dormitorio vintage Zeus II. Acabados y medidas personalizados. 



Tags: cabecero, madera, cama, dormitorio, tapizado, a medida


¿Quieres dejar un comentario sobre este artículo?




Resuelve esta suma para poder enviar: 9 - =
He leído y acepto las condiciones de privacidad (Los comentarios estan sujetos a aprobación previa y en caso de aprobación se mostrará el nombre de forma pública. )
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Más información aquí