Envia contenidos de Portobellostreet por Whatsapp


Cómo colocar la alfombra en tu dormitorio


Te damos varias ideas para colocar la alfombra en tu habitación, eso sí ten en cuenta las medidas de la cama, de la estancia y de la alfombra

Colocar las alfombras es siempre una de las tareas de decoración que más nos cuesta y más quebraderos de cabeza traen, especialmente en el dormitorio. Y es que es, precisamente, en esta estancia, en la que más buscamos la calidez y el confort que aporta este elemento decorativo. Porque, además, las alfombras tienen muchísimas ventajas: decoran, aíslan, protegen el suelo de la pisada y nuestros pies del frío y crean ambientes.    

 

Además de decorar, las alfombras protegen la pisada y aíslan.

En la imagen: Dormitorio colonial Bora Bora III.


 

Ahora bien, no solo tienes que fijarte en el estampado (si lo lleva), el material o su estética, sino que tendrás que tener también en cuenta el tamaño del dormitorio, de la cama y de la alfombra. A continuación te damos varias opciones muy decorativas y acogedoras para que no quieras volver a salir de tu dormitorio (ni a ponerte las zapatillas).

 

Has de tener en cuenta las dimensiones de la estancia, la cama y la alfombra.

En la imagen: Dormitorio nórdico Sumatra.

 

1. Que cubra todo el espacio

Si tienes una habitación de grandes dimensiones y el espacio te lo permite, una opción que quedará ideal (y eliminará la sensación de vacío) es colocar una alfombra que cubra toda la superficie del conjunto, es decir la cama y muebles auxiliares, como las mesillas. Así conseguirás crear un ambiente diferenciado del resto de la estancia. Así es ideal si quieres diferenciar la zona de descanso de la del vestidor o de la de donde tienes colocado el tocador.

 

En un dormitorio grande, puedes colocar una amplia alfombra que abarque la cama y las mesillas.

En la imagen: Cama tapizada Domenico.

 

2. Todo menos las mesillas

También perfecto para dormitorios grandes. Es una alternativa muy similar a la anterior, solo que en este caso las mesillas quedarían fuera de la alfombra. Así aseguras la calidez de la pisada cuando te levantes de la cama, el ambiente seguirá siendo igual de cálido y crearás sensación de mayor profundidad. Eso sí, asegúrate que la alfombra sobresalga algunos centímetros a cada lado de las mesillas para que el espacio no resulte tan encajado.

 

Con una alfombra que deje las mesillas fuera, habrá mayor sensación de profundidad.

En la imagen: Dormitorio moderno Beida.

 

3. Desde la mitad de la cama

Es otra posibilidad para un dormitorio grande, sobre todo si cuenta con un amplio espacio a los pies de la cama (lo suficiente para poner una alfombra de tamaño considerable). En este caso tienes dos opciones: que la alfombra cubra, al menos, la mitad de la superficie de la cama o colocarla con tan solo las patas sobre ella. Verás muchas fotos de revistas y catálogos que emplean esta posición, y es que queda ideal.

 

 

Coloca tan solo las patas de la cama sobre la alfombra, te encantará el resultado.

En la imagen: Cama tapizada Giorgio.

 

4. Ella solita, a los pies de la cama

Otra opción magnífica si tienes un dormitorio grande. Colocar la alfombra y que no haya ningún mueble encima es una alternativa de las más atractivas. Ten en cuenta que se trata de una zona de paso en tu dormitorio, así que deberás elegir la alfombra que no tenga los colores demasiado claros, sea resistente y su limpieza no sea demasiado complicada.

 

Puedes ponerla de manera que quede a los pies de la cama, en la zona de paso.

En la imagen: Dormitorio retro Morgan.


 

5. Una a cada lado de la cama

Se trata de una de las alternativas más habituales en las casas. Dos alfombras, una a cada lado de la cama, y, en ocasiones, hasta una tercera a los pies. Se trata de una alternativa ideal para dormitorios de dimensiones más pequeñas pero en los que no quieres perder el confort y la comodidad que aporta este elemento decorativo. Con esta opción te aseguras la calidez en la pisada, pero a nivel visual son más discretas. Eso sí, no la pongas demasiado pequeña: lo ideal es que lleguen hasta el pie de la cama y la anchura, al menos, como la de la mesilla.

 

Una alfombra a cada lado de la cama es la opción más habitual. En la imagen: Pack Dormitorio Colonial Hilton.



Tags: alfombra, cama, dormitorio, decoración


¿Quieres dejar un comentario sobre este artículo?




Resuelve esta suma para poder enviar: 9 - =
He leído y acepto las condiciones de privacidad (Los comentarios estan sujetos a aprobación previa y en caso de aprobación se mostrará el nombre de forma pública. )
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Más información aquí