Envia contenidos de Portobellostreet por Whatsapp


Cómo decorar tu casa del pueblo


Crea un ambiente acogedor y cálido, perfecto para desconectar de la rutina de la ciudad

La tenemos como segunda residencia y, muchas veces por ese mismo motivo, no la cuidamos tanto. Tu casa del pueblo se ha convertido en ese sitio al que llevas los muebles viejos y pasados de moda, creando atmósferas, cuanto menos, inquietantes. En la decoración de tu casa del pueblo es importante que cuides no sólo el estilo, sino también la calidad de las piezas si no quieres tener que cambiar los muebles cada cierto tiempo. Que no estés allí todo el año, no quita para que lo conviertas en una amalgama de piezas que no combinan entre sí.

 

No lleves todo lo viejo a tu casa de pueblo, cuida su decoración y la calidad de sus muebles.

 

Si realmente quieres que sea tu refugio y ese sitio al que vas los fines de semana a desconectar y a cargar las pilas en verano, has de cuidar su decoración. Además, una de sus ventajas es que puedes experimentar un poco más que en tu casa habitual. Añadir detalles de los que te cansarías en tu día a día, pero que, en tu casa del pueblo, quedan perfectos.

 

Puedes poner algún detalle más atrevido que no pondrías en tu residencia habitual.

En la imagen: Dormitorio Confort Artisa.

 

Si vas a comenzar una reforma, comprueba si puedes dejar una pared en la que se vea la piedra o ladrillo original. Aportará muchísima personalidad y destacará entre el resto de paredes de tu casa de pueblo. Y si puedes dejar las antiguas vigas de madera a la vista, el efecto será increíble. Además, aportarán mucha calidez al espacio.  

 

Si puedes deja la piedra y las vigas de madera originales a la vista. En la imagen: Salón Clásico Binaia.

 

En tu casa de campo puedes plantearte poner en práctica un estilo más rústico, con muebles de madera maciza que recuerden a las antiguas piezas -grandes y voluminosas- que tenían nuestros abuelos. Los muebles de madera maciza son un buen recurso para tu casa de campo. Actualmente, además, hay diseños muy contemporáneos con toques rústicos perfectos para cualquier estancia.     

 

Los muebles de madera maciza son perfectos para tu casa del pueblo.

En la imagen: Comedor vintage Celes.

 

Puedes elegir entre cualquiera de los estilos decorativos que más te gusten al decorar tu casa del pueblo, pero sin duda lo más importante es crear un ambiente cálido, acogedor y confortable, que invite al descanso y a la relajación. La esencia a campo y naturaleza ha de estar presente en todas las estancias. Y también alguna referencia al pasado en forma de elemento decorativo, como unas viejas fotografías o un reloj de pared.

 

Tu casa del pueblo tiene que ser cálida, confortable y muy acogedora.

En la imagen: Comedor colonial Bora Bora IV.

 

Si te gustan los ambientes exóticos y las maderas nobles, puedes decorar tu casa con muebles de estilo colonial. Eso sí, con acabados desgastados, rústicos y que recuerden a las piezas artesanales.

 

El estilo colonial con toques artesanales es perfecto para este tipo de residencias.

En la imagen: Comedor colonial Provenza.

 

Otra opción, muy extendida además, es decantarte por un estilo provenzal o campestre. Se trata de una tendencia decorativa en la que priman los espacios ligeros, poco complicados y versátiles. Se trata de un estilo parecido al rústico, pero más light, con toques de otras tendencias decorativas como la vintage, clásica o shabby chic. El blanco, principal protagonista de las estancias, combina con tonalidades claras de amarillos, tostados, grises o azules.    

 

En el estilo provenzal o campestre predominan los blancos y los tonos claros.

En la imagen: Dormitorio provenzal Mediterráneo.

 

Los muebles de forja de corte más clásico pueden ser perfectos, por ejemplo, para decorar el dormitorio de tu casa del pueblo. Un cabecero de forja haciendo figuras geométricas o vegetales, o incluso uno de barras horizontales, es perfecto para conferir a la habitación de mucha personalidad y un toque romántico.  

 

Los dormitorios de forja crean ambientes muy románticos, ideales para tu casa del pueblo.

En la imagen: Dormitorio Forja y Madera Tíber.

 

El jardín o patio de tu casa de campo es también fundamental. Podrás disfrutar aún más de las noches veraniegas si la condicionas con varias plantas (mejor autóctonas para que sean más resistentes) y un conjunto de comedor. No querrás volver a entrar en casa. Puedes aplicar un toque moderno añadiendo una mesa y varias sillas de corte industrial y más contemporáneo.

 

No olvides decorar también el patio o jardín de tu casa de campo.

En la imagen: Silla industrial Malibú.



Tags: rústico, casa de pueblo, vintage, colonial


¿Quieres dejar un comentario sobre este artículo?




Resuelve esta suma para poder enviar: 9 - =
He leído y acepto las condiciones de privacidad (Los comentarios estan sujetos a aprobación previa y en caso de aprobación se mostrará el nombre de forma pública. )
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Más información aquí