Envia contenidos de Portobellostreet por Whatsapp

Abiertos todos los SÁBADOS mañana (10 a 14:00) y tarde (16:30-20:30). (* Excepto festivos)

Enviamos a todo el mundo. Exposición en Príncipe de Vergara 78, Madrid, haz clic aquí para hacer una visita virtual.


Trucos y lámparas para una casa bien iluminada


Planifica la iluminación de tu salón, dormitorio o comedor con unos sencillos consejos que harán de tu hogar un espacio más cálido y acogedor

Sinceramente, ¿a quién no le ha pasado? ¿Quién no se ha vuelto un poco loco al elegir las lámparas del salón, el comedor o el dormitorio? Plafones, lámparas de techo, de pie, de sobremesa… ¿Cuál es la adecuada para cada espacio? ¡No pasa nada! A continuación te vamos a dar unos trucos para que ilumines tu casa, la conviertas en un espacio súper acogedor y aprendas a destacar objetos puntuales o evitar sombras.  

 

Aunque coloques lámparas, no te olvide de aprovechar al máximo la luz natural que entra por las ventanas.  En la imagen: Salón industrial Loft II.

 

Lo primero que tienes que hacer es estudiar dónde quieres resaltar algún objeto o qué espacios consideras que deben tener más iluminación. Si utilizas varios tipos de lámparas y luces difusas y las orientas correctamente, de manera que resalten los puntos adecuados, conseguirás espacios más amplios y luminosos.

 

Estudia dónde colocar cada luminaria para hacer un espacio más acogedor y cálido.

En la imagen: Salón moderno Garde

 

Por supuesto que, al decorar nuestra casa, buscaremos siempre aprovechar al máximo la luz natural. Hay que exprimir al máximo cada rayo de luz que entra por la ventana: evita los muebles voluminosos y las cortinas opacas que entorpezcan el paso de la luz.

 

La luz natural es tu principal aliado: evita muebles voluminosos y cortinas opacas.

En la imagen: Salón art decó Gengir.

 

En cuanto a la artificial, has de combinar la iluminación cenital y perimetral. En habitaciones pequeñas, es mejor prescindir de la típica lámpara de techo. Esta ofrece luz cenital, dejando en penumbra las esquinas. En este caso es mejor colocar luz perimetral a base de focos o plafones (de luz cálida), que iluminen las paredes y den sensación de amplitud. Si no quieres prescindir del efecto decorativo de la lámpara, combina ambos tipos de iluminación. Quedará ideal.  

 

Utiliza plafones, focos o tiras led en las paredes o el techo para dar sensación de amplitud.

En la imagen: Salón moderno Volga blanco III

 

Por el contrario, si las habitaciones que quieres iluminar son grandes, jugando con la iluminación podrás crear diversos ambientes. Y muy acogedores. Por ejemplo, si tienes un salón grande en el que también está el comedor, podrás diferenciar ambos espacios gracias a la iluminación que elijas.

 

Utiliza la iluminación para diferenciar ambientes y crear espacios muy acogedores.

En la imagen: Librería separador de ambientes Airport.

 

En la zona de comedor, ha de colocar una lámpara que ilumine bien la mesa. No puedes dejar que ninguna parte de la superficie quede en penumbra y elegir un tipo de luz que reproduzca fielmente los colores de los alimentos. Elige modelos con pantallas que filtren la luz y eviten posibles deslumbramientos a los comensales. Y en cuanto a la altura, lo ideal es que queden suspendidas, al menos, a unos 75-80 cm por encima de estas.  

 

Coloca la lámpara de comedor de manera que ilumine bien toda la mesa y a una altura adecuada.

En la imagen: Comedor vintage Maze.

 

En la zona de estar del salón, puedes combinar unos focos orientables con una lámpara de pie y otras de sobremesa. No ocupan mucho espacio y proporcionan una luz focal muy agradable. Si quieres resaltar alguna estantería, elemento decorativo o cuadro una solución perfecta es colocar apliques. Los puedes encontrar tanto fijos como orientables y son perfectos para destacar algún objeto además de darle un toque muy actual al espacio.

 

Con unos apliques en el techo conseguirás destacar una zona en concreto.

En la imagen: Salón moderno Shane nature III.

 

El dormitorio es uno de los espacios más difíciles de iluminar. Se trata de un espacio de intimidad, muy personal, en el que nos relajamos y dejamos las preocupaciones en la puerta. Es importante crear un ambiente que invite al descanso y la relajación. La mejor opción para dormitorios es diseñar una iluminación que tenga una luz general, es decir que ilumine toda la habitación, combinada con luces más tenues o situadas a cada lado de la cama.    


Combina una luz general con luces más tenues a los lados de la cama.

En la imagen: Dormitorio colonial Brookling

 

Al ser una zona de descanso piensa que la luz ambiental (o general) tendrá que ser suave. Respecto a su situación respecto de la cama, es preferible que no la coloques sobre ella, sino hacia el centro de la estancia. En las mesillas, una opción es colocar las tradicionales lámparas de sobremesa. Pero si quieres ahorrar espacio para colocar un libro, el móvil, las gafas o un despertador, con unos apliques sujetos a la pared o unas lámparas colgantes lograrás la misma iluminación y dejarás libres las mesillas.

 

Coloca unas lámparas colgantes para la zona de las mesillas para ganar espacio.

En la imagen: Lámpara de suspensión A Tube Nano

 

Seguir todos estos trucos es fundamental para conseguir una buena iluminación en tu casa, pero también hay que tener cuenta la intensidad y el color de la luz. Elige luminarias con la intensidad adecuada para cada tipo de lámpara. Algunas estancias requerirán más iluminación, como la cocina o la zona de estudio, mientras que en el dormitorio necesitarás luces con menos intensidad para favorecer el descanso.

 

Elige unas lámparas con la intensidad adecuada, especialmente en el dormitorio.

En la magen: Dormitorio de Forja Lisboa.

 

Respecto al color de la luz, tendrás que elegir entre lo que llamamos luz blanca y amarilla, aunque también hay grados intermedios. Si la luz tiene un tono azulado es luz fría (mayor de 5.000º K); si es blanca es luz neutra (entre 3.300º y 5.000º K); y si es amarilla o de tonos rojizos es cálida (Menos de 3.300º K). El color de la luz te ayudará a crear un tipo de atmósfera u otro. La luz ideal para cualquier hogar es una luz cálida. La puedes utilizar en el salón, los dormitorios o las zonas de paso; mientras que en las áreas de estudio o en el vestidor es preferible una luz neutra.



Tags: iluminación, lámpara de techo, lámpara sobremesa, luz natural, intensidad luz


¿Quieres dejar un comentario sobre este artículo?




Resuelve esta suma para poder enviar: 9 - =
He leído y acepto las condiciones de privacidad (Los comentarios estan sujetos a aprobación previa y en caso de aprobación se mostrará el nombre de forma pública. )
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Más información aquí