Galan De Noche Valois

 

Madera de Cerezo - Cherry Wood.

Galan De Noche Valois. Ref: VA-230

Altura-High: 129 cms. Anchura-Width: 45 cms. Profundidad-Depth: 40 cms

PVP: 323 €

Si desea comprar este mueble, haga click aquí.

 

Para Combinar con Esta Pieza

Cama Valois

Mesa de noche Valois

Cómoda Valois

 

Opciones de acabado en cerezo

Características de la madera de Cerezo

Se encuentra en dos áreas bien delimitadas: por una parte Europa y el Asia Menor, en donde se da el cerezo silvestre, y por otra el este de Estados Unidos, con el cerezo negro americano. Es en su origen de color marrón rosado, aunque se va oscureciendo con el tiempo, tomando un color rojo caoba. Tiene un veteado muy fino que coincide con el poro del color pardo oscuro. Se sierra fácilmente y puede ser trabajada, tanto manualmente como a máquina, dando un excelente acabado. Vaporizada mejora sus cualidades. La madera de cerezo es muy decorativa y se utiliza para la fabricación de muebles, sobre todo en sillería, en ebanistería de lujo, en revestimientos y para placas galvánicas.

Artículo relacionado

Todo vuelve”, me dijo uno de mis mejores amigos cuando acudí a ver cómo había decorado su casa nueva. Yo pensé que lo decía por mí, porque iba a ser uno de esos invitados persistente, pero al entrar en su hogar me fije que había vuelto era el estilo clásico, pero sin parecer antiguo, todo lo contrario: era moderno. ¿No se lo creen? Me ha dado permiso para que les hable de sus muebles, lean y verán como no les miento.

Lo clásico y lo moderno son dos antagonistas que se complementan. Lo vemos cada día en nuestras calles: revive la música de los 80, se rediseñan los coches de antaño, remakes cinematográficos, el retorno de la moda, los libros de siempre… pero también lo podemos tener en nuestras casas. Así lo pensó mi gran amigo a la hora de decorar su casa: quería algo que estuviera de moda pero sin olvidarse de los muebles de siempre. La respuesta la encontró en un estilo que entra con fuerza: El Vintage

Como gran aficionado a la lectura que es, en la sala de estar de mi amigo no podía faltar una librería. Hay estaban todos los clásicos con lo que crecimos: Dante Alighieri, Goethe, Galdós, Molière o Dickens, todos convenientemente ordenados por épocas y estilos sobre un precioso mueble que no hacía sino resaltar el valor de su contenido.

Me explicó que se trataba de un mueble francés realizado en madera de cerezo natural, con pátina negra y trasera en color burdeos. Me gustó especialmente por sus acabados, donde se entiende a la perfección el concepto, la complementariedad de estilos, el mueble no deja de ser clásico por parecer moderno.

Me invitó a sentarme y sirvió las bebidas sobre esta espectacular mesa de centro cuadrada. Realizada en cerezo, una de las maderas mejor consideradas por los principales ebanistas, está patinada y acabada para que parezca una auténtica joya de anticuario. El color natural del cerezo ha sido oscurecido en la tabla y las patas para hacer un interesante juego de comparaciones cromáticas. Por supuesto usamos posavasos con las bebidas, que no es plan de estropear la joya de la corona.

Como no podía ser de otro modo, mi amigo me animó a ver las fotos de su último viaje a Paris. La ciudad del Sena, de la luz y del amor me recordó el magnetismo que poseen los muebles franceses en la decoración. Nunca han pasado de moda, son clásicos precisamente por eso, por que su calidad, su elegancia, su refinamiento hacen de ellos una referencia básica, un icono de su tiempo y de la historia del mueble.

Las fotos estaban en uno de los cajones de esta preciosa cómoda francesa. El color de la madera del cerezo se funde con el blanco marfil y la pátina negra en un conjunto armonioso que aporta una dosis de frescura a las regias formas de la cómoda. Una combinación audaz para el resurgir de este mueble, que no desentona ni un ápice con los tiempos que corren.

Tres ejemplos que nos han servido para ilustrar lo más novedoso en interiorismo, porque ya es hora de sacar a los clásicos del las tiendas de anticuario para dar un toque moderno a nuestras vidas.

Textos: Iván I. Lamarca

Web accelerated via IISpeed by We-AMP